logo-dsae

NOTICIAS

Para estar atento a toda la actualidad del sector

La UE obliga a los Consejos Reguladores a liberalizar el uso de las marcas de vino

14-03-2014

Definitivamente las denominaciones de origen vitivinícolas han perdido la guerra por el control de las marcas que operan en sus territorios. Tanto la Justicia española, como la Unión Europea y el Ministerio de Agricultura están poniendo cerco a la práctica de los Consejos Reguladores de impedir que un mismo nombre comercial se utilice en distintas denominaciones.

García Carrión abrió el frente en los tribunales. Después de 10 años de batalla judicial, la compañía vitivinícola logró que el Tribunal Supremo pusiese fin a las trabas que establecía el Consejo de Vinos de Penedés para lograr que se pudieran utilizaran las marcas distribuidas en este territorio en otras denominaciones de origen. La compañía ya intentó hacer algo similar unos años antes, pero topó con el Consejo de Ribera del Duero. Aunque la Ley de la Viña y el Vino de 2003 no permitían estas restricciones, los consejos reguladores han continuado manteniendo las trabas.

Hace apenas unas semanas que la Unión Europea ha obligado a Ribera de Duero a modificar su reglamento para eliminar el veto. Esta denominación era de las más restrictivas e impedía a las bodegas utilizar marcas que ya hubiesen sido comercializadas en otra denominación durante los cinco años anteriores al ingreso. En el caso de salida de la DO tampoco podían utilizar el nombre con el que habían vendido sus vinos amparados por Ribera del Duero.

En otros casos, la modificación también será inevitable. Será el caso de Rioja, a la que afecta la Ley de denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas de ámbito supra-autonómico que prepara el Ministerio de Agricultura. Este anteproyecto de Ley, todavía en fase de borrador, está destinado a las denominaciones de origen que abarcan varias comunidades autónomas y su finalidad es que cumplan la normativa europea.

El artículo 28 del Reglamento de la D.O. Rioja establece que "las marcas, símbolos, leyendas publicitarias o cualquier tipo de propaganda que se utilicen aplicados a los vinos protegidos por la denominación no podrán ser empleados bajo ningún concepto, ni siquiera por los propios titulares, en la comercialización de otros vinos o bebidas".

Con la entrada en vigor de la ley de denominaciones supra-comunitaria, el Consejo de Rioja deberá elaborar un nuevo reglamento que deberá ser aprobado por Europa, que según ha dejado claro en el caso de Ribera de Duero, se opone radicalmente al veto.

Pese a la beligerancia de estos consejos reguladores, la liberalización parece ser ya una cosa asumida. "Es agua pasada", afirma el director general de la DO Rioja, José Luis Lapuente, una vez que reconoce que Europa mantiene ese criterio y que Cañete les obligará a pasar el filtro de Bruselas.

Esta denominación se extiende por 63.593 hectáreas de viñedo que se distribuyen en el territorio de las tres provincias ribereñas del curso alto del Ebro: La Rioja (43.885 has.), Álava (12.934 has.) y Navarra (6.774 has.).

"Rioja siempre ha sido baluarte de la utilización de una marca exclusiva para evitar el riesgo de confusión. El gran problema es que repercute en un distintivo que es de todos", asegura Lapuerta.

El director general de la primera denominación española insiste, no obstante, en que "es necesaria una ordenación. Son necesarias las mismas reglas de juego porque lo peor para una DO es dar sensación de desorden. El vino es algo emblemático en nuestro país. A nosotros sólo nos queda abogar por la responsabilidad de cada operador para evitar desmanes y devaluar el nombre de Rioja".

El caso del cava

En el caso de la Denominación de Origen Cava, al ser de origen suprarregional se pueden producir dos situaciones, apunta el presidente del Consejo, Pedro Bonet, directivo de Freixenet. La primera que un productor de cava decidiera embotellar bajo la misma marca el vino producido en municipios autorizados a hacer cava, por ejemplo uno de Cataluña y otro de Extremadura. "Este es un caso que actualmente podría realizarse sin problema siempre que el productor tuviese bodega y autorizaciones para producir cava en los dos lugares", explica Bonet, aunque no consta ningún embotellador que realice esta práctica.

La segunda situación es más problemática para los productores de cava, ya que se podrá embotellar otro vino espumoso que no sea cava bajo la misma marca comercial que se utilice para embotellar un cava. "Es posible hacerlo, pero Bruselas exige que la etiqueta informe al consumidor de lo que está comprado", señala Bonet.

En esta denominación se elaboran cavas en bodegas de vinos instaladas en lugares de las provincias de Álava, La Rioja, Valencia, Zaragoza, Barcelona, Tarragona, Girona, Lleida y Badajoz, en un total de 159 municipios.

Perjudica a las pequeñas

Ramón Huidobro, presidente de la Denominación de Origen Rías Baixas, explica que la liberalización de las marcas "es perjudicial para el sector, sobre todo para las pequeñas bodegas y viticultores, pues beneficiará sólo a las grandes empresas".

En este aspecto, asegura que la Denominación de Origen tiene la obligación de defender la marca propia y recordó que no nacen para amparar marcas, sino territorios basados en unos productos de la zona que los hacen particulares.

Añade además que desde los consejos reguladores tienen la obligación de defender al consumidor y evitarle confusiones.

Desde la D.O. Carieña, su presidente, Antonio Ubide, afirma que a las Denominaciones de Origen "no nos ha interesado que la marca esté por encima, porque en ese caso no hay diferenciación".

En el mismo sentido, añade que las DO son "imagen de marca y se vende una producción con una calidad y, si la marca de una bodega va por encima, nos perjudica". No obstante, reconoce que es un hecho que ya ha pasado en España con alguna empresa y sobre lo que la Justicia se ha pronunciado dictaminando que "la marca está por encima de la denominación de origen porque es lo que genera valor" por lo que asegura que las "DO poco tenemos que decir".

Ubide asegura que si la marca se antepone a la DO se produce una "distorsión y, al final, el consumidor se va a perder porque ve la marca y no sabe qué denominación de origen es". Algo que, en su opinión perjudica, en el sector del vino, "a las bodegas que no tienen presencia en todos los mercados y se beneficia a las más grandes", aunque reconoce que "las más desprotegidas son las bodegas de tamaño mediano porque no pueden competir ni con las grandes ni con las pequeñas y sus estrategias". A pesar de ello, afirma que en el sector del vino "todas las bodegas lo tienen difícil" porque hay más de 6.000 bodegas comercializadoras de vino en España y "es un mercado muy competitivo".

Más radical se muestra Diana Moreno, portavoz de la DO Uclés, que asegura que "van a marear al consumidor". Aunque por el momento es pronto para hacer una valoración acerca de las repercusiones económicas que tendrá sobre el sector, desde esta denominación consideran que la calidad de los caldos podría verse seriamente afectada. "No se garantiza la calidad diferenciada, se usa la misma marca para zonas diferentes siendo los vinos totalmente diferentes", insiste Moreno, quien apostilla que además "serán los grandes grupos los grandes beneficiados".

Valdepeñas, a favor

Una cuestión que se pone en duda por parte de otras denominaciones de origen como Valdepeñas. Fuentes de esta denominación consideran que la calidad no debería verse afectada, ya que "disponemos de pliegos de elaboración muy estrictos que marcan los cánones para poder etiquetar bajo la DO Valdepeñas". Tampoco coinciden en que los mayores perjudicados vayan a ser los pequeños bodegueros "aunque a priori pueda parecer que son las grandes bodegas las beneficiadas de la norma, los pequeños bodegueros tendrán también la oportunidad de comercializar sus productos en otras provincias".

Sea como fuere, la función de las DO es garantizar la calidad diferenciada, "algo que no va a cambiar. Por ello seguiremos demandando a la Administración que se centre en difundir la imagen del vino español y fomentar políticas de innovación y medio ambiente que nos hagan más competitivos", explica Diana Moreno.

CARMEN CARCEL NAVARRO

DSAE-CONSULTORES

Más artículos


[+] 2017

[+] 2016

[+] 2015

[+] 2014

[+] 2013

[+] 2012